Recomendaciones para una ruta segura y efectiva

1056
Seguridad transporte Garciden

El sector de la logística se caracteriza por la enorme responsabilidad que supone prestar un servicio tan importante en la cadena de suministro. Largos trayectos en carretera, plazos de entrega exigentes y minuciosos procesos de calidad son peculiaridades inherentes al transporte de mercancías por carretera. Por tanto, es básico conocer algunas recomendaciones para que la ruta sea segura y efectiva.

El éxito de los profesionales del transporte depende en gran medida de la seguridad, el control y la atención. En suma, poner los cinco sentidos al volante para garantizar un servicio adecuado, una tarea ardua y necesaria que requiere precisión y concienciación. Paradas, atención al cliente o control de temperaturas en remolques refrigerados representan algunas rutinas a las que se enfrentan los chóferes.

Los profesionales de GARCIDEN, en ADLOGISTICS, se desplazan por Europa y son maestros en el arte de la ubicación. Manejan vehículos de grandes dimensiones con enorme destreza y ponen su potencial al servicio de los clientes. Además, el nivel de exigencia es destacado: rutas kilométricas, capacidad física y alta concentración. En este sentido, el factor personal juega un papel crucial y los descansos suponen espacios personales que se disfrutan al máximo.

De este modo, profesionalidad y bienestar personal forman un binomio clave para el éxito de los conductores de las empresas de logística y transporte. No obstante, conviene tener en cuenta estos consejos. ¿Cómo hacer una ruta segura y efectiva?

Ocho consejos para una ruta con garantías

  1. Revisar neumáticos, bujías, frenos y el resto de elementos. Asegurarse del buen estado del vehículo y realizar evaluaciones periódicas son acciones imprescindibles para la seguridad en la carretera. El mantenimiento es sinónimo de garantía.
  2. Mantener las paradas de descanso. Evita la fatiga al volante o la acumulación de sueño, que causan en torno al 20% de los accidentes. Se recomienda hacerlo cada dos horas de trayecto y no superar las 9 horas diarias de conducción. Como excepción, se podrán alcanzar las 10 horas dos veces a la semana.
  3. Consumo óptimo de combustible. El estilo de conducción influye, hay que apostar por la eficiencia para ahorrar combustible. Velocidad uniforme, evitar las frenadas en seco, parar el motor en paradas superiores a dos minutos o arrancar sin apretar el acelerador son ideas recomendables.
  4. Mantener una dieta saludable. Beber agua cada hora, consumir alimentos ligeros, incluir frutas y verduras, mantener un horario fijo de comidas… ¡y actividad física! Ganarás bienestar y energía para afrontar las rutas.
  5. No desconectar de nuestra familia y amigos. El confort personal tiene un peso específico y no debe olvidarse. El trabajo se lleva mucho mejor con el apoyo del entorno más cercano. La fortaleza emocional es esencial para el ser humano y repercute en el rendimiento profesional.
  6. Prestar atención a la carretera. Poner todos los sentidos, concentrarse y centrar todo el esfuerzo en la ruta. Usar un GPS adaptado a las necesidades, que sea un aliado más para conseguir una entrega satisfactoria, y respetar las normas de circulación.
  7. Verificar la seguridad de las mercancías. Tan importante como la seguridad del vehículo. Un error en la disposición y la estabilidad de la carga puede suponer un riesgo muy alto en forma de accidente.
  8. Equipos de protección. La seguridad de los profesionales está por encima de todo. Los EPP son muy importantes para prevenir accidentes y asentar las bases de una ruta con todas las garantías para el chófer y el cliente.